Suances, único municipio en Cantabria que cuenta con un Punto Violeta

Está instalado en la entrada de la playa de La Concha y permanecerá abierto durante todo el verano

El Ayuntamiento de Suances retoma este verano su Punto Violeta, que volverá a situarse en las inmediaciones de la Playa de La Concha. Así lo ha indicado la concejala de Igualdad, Raquel Fernández, quien ha señalado que la iniciativa responde “al objetivo que nos hemos marcado de conseguir que Suances sea un municipio libre de violencia de género”.

De esta forma, Suances continúa siendo pionero en la puesta en marcha de políticas de igualdad, siendo el único de Cantabria que cuenta con un Punto Violeta de estas características.  En esta línea, la Edil ha insistido en la responsabilidad que tienen las administraciones a la hora de poner en marcha herramientas y mecanismos que ayuden a erradicar esta lacra social y que favorezcan la igualdad real de hombres y mujeres.

Así, este Punto Violeta es un espacio de sensibilización, concienciación e información sobre esta temática. Pero también, un punto de asesoramiento y acompañamiento para aquellas personas que hayan sufrido algún tipo de agresión. Permanecerá abierto durante el verano  de miércoles a domingo en horario ininterrumpido de 12.00 a 20.00 horas y estará atendido por personal formado en igualdad.

“Queremos dar visibilidad a este grave problema que afecta a nuestra sociedad, por mucho que algunos se empeñen en negarlo, buscar la concienciación ciudadana y prevenir las agresiones sexuales y las conductas machistas”, ha detallado Raquel Fernández, quien ha añadido que este punto está abierto tanto a hombres como a mujeres y tanto a jóvenes como a personas de cualquier edad, porque “el camino de la igualdad le debemos andar todos y todas juntas”.

En esta línea, la Concejala ha señalado que esta iniciativa se puso en marcha por primera vez el pasado año en el municipio, con una gran acogida y una respuesta muy positiva, y se enmarca dentro de las diferentes acciones que lleva a cabo el Ayuntamiento a lo largo del año.

 Y es que, según confirma Raquel Fernández, “la defensa de la igualdad y el respeto no puede circunscribirse a determinados días del año, sino que ha de ser un trabajo diario”.